Lectura

Enséñale a leer

Enséñale a leer, a crear el hábito, a dedicar un rato diario a ese placer. Siéntate en el suelo, o en su cama al acostarle, dedícale unos minutos al cuento. Aprenderá el valor del auténtico entretenimiento, divertido pero tan formador para su incipiente lenguaje y su pequeño mundo social.

Vivirá historias increíbles, culturas diferentes, entrará en risa por los demás, conocerá sufrimiento ajeno, todo importante para sus relaciones, para desarrollar, ampliar y cuidar sus habilidades sociales. Porque es lo que más puede influir para crear una conciencia crítica, importante para saber conducirse hacia sus metas sin la amenaza de la manipulación, no debería crecer sin disfrutar la lectura.

Construye el hábito. Leer  mejorará su comprensión y manejo del lenguaje, aumentará su vocabulario, pero también la comprensión de la realidad, no permitas que se la expliquen…

Mejorará en sus estudios, no solamente en los resultados, también ahorrará tiempo, pues favorece la capacidad de concentración. Un gran ejercicio cerebral porque le  implica en dos procesos simultáneos,  descifrar el texto y  comprender su significado.

Ese rato donde, viviendo la escena en primera persona, metido en la piel del protagonista irá modelando su empatía. Es la llave del desarrollo de su inteligencia emocional, será en poco tiempo el mejor rato del día.

Como siempre, inicia con un horario, pocos minutos antes de dormir llegarán para ir provocando el deseo, después la necesidad. Un cuento, la mejor compañía para los niños. El paso del tiempo se encargará de que encuentre tiempo para ello, así funciona un hábito.

El Principito

Lee, básicamente por ti…
Creale esa necesidad, básicamente por él… Por su desarrollo cognitivo y emocional. Porque con un buen hábito lector nunca estará solo, vivirá abrazado y conectado a sus emociones y las de los otros…

¿Qué le leerás este finde?

Autor

gabkikaevia@gmail.com

Comentarios

noviembre 20, 2018 a las 1:09 pm

Que bonita forma de educar , me retrotrae a mis inicios de paternidad Gracias Bego



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *