#Sonríe
Mindfulness

¿Qué sabes de ti? ¿Cuánto te conoces?

Te imagino madrugando, yendo hacia el trabajo, ocupad@ hasta la noche. Repitiendo rutinas sin parar, en automático la mayor parte del tiempo, casi hasta la asfixia…  Dejando de hacer cosas porque no tienes tiempo. Permitiendo que una comida de trabajo enlace con la siguiente visita o la siguiente propuesta  Enlazando tareas y acumulando la sensación de hartazgo y saturación. Pero ¿Qué sabes de ti? ¿Cuánto te conoces? ¿Hasta dónde te observas y con qué frecuencia? ¿Qué incorporas a tu vida para contrarrestar esto? ¿Cuáles son las horas en las que te dedicas a la siembra o cultivo de tu calma?

Vamos a hacer un ejercicio breve. 

     Siéntate cómod@, siéntete cómod@. 

Pies apoyados en el suelo, espalda recta. Cabeza en línea con la columna, la barbilla ligeramente acercándose al pecho, sin que ello incline el cuello. Cómod@. Cierra los ojos.

Y, desde aquí, respira despacio, tranquil@. Enlentece el ritmo, un poco más. Lleva tu atención a la inspiración, el aire entra, déjalo llegar a lo más lejano de tu abdomen. Invierte en ti, trae calma, ritmo… Métete con él, viaja con él, llévalo limpiando todo el recorrido y si puedes un poco más despacio. Inspira…                                                                              Espira… 

Puedes contar para llevar el ritmo, inspira mientras cuentas hasta cuatro, deja el aire dentro mientras cuentas hasta cuatro, suelta el aire mientras cuentas hasta 8-10. Despacio, con tu atención puesta en tu respiración y los movimientos naturales que se producen…

Y desde ahí, en este momento que ya tu actividad cerebral también va más lenta, empiezas a relajar , eleva tu abdomen con cada inspiración y al tiempo alárgalo hacia la pared de enfrente. Un desplazamiento suave, meloso… Lento… ¿Qué sabes de ti? ¿Cuánto te conoces?

Suelta en la espiración, suelta el aire, suelta la tensión, afloja la musculatura, déjate literalmente caer en la silla o sofá o donde quiera que estés… 

Concéntrate en ello, respira, haz el recorrido completo. Sonríe, sonríe plenamente. Observa el cambio, la sonrisa convence, incluso sin verla. El cerebro se convence, si sonríes es que algo va bien… Usa la sonrisa siempre, hazte cómplice de ella. 

Puedes seguir así unos minutos, cuantos más mejor, sin prisa, disfrutando la suerte de encontrarte en calma…

 

¿Qué sabes de ti? ¿Cuánto te conoces? ¿Sabías que una sonrisa puede cambiarte el ánimo? ¿Consigues observar cambios en ti después de este ejercicio? ¿Quieres conocerte? ¿observar la evolución de tus cambios cuando te paras y te ocupas de ti?

Tu respiración va contigo, hazte consciente de ella, te sale a cuenta… Y yo volveré a preguntarte, ¿qué sabes de ti…?

Sonríe!

#Mindfulness #kikaEvia #Calma #InvierteCalma #Sonríe #InvierteEnTi 

Autor

gabkikaevia@gmail.com

Te hablo a ti...

septiembre 14, 2020

El silencio se crea

noviembre 8, 2020