Puedes ayudarle, pero no te demores...
Logopedia

… puedes ayudarle, pero no te demores.

    No debe estar sola dudando de su          capacidad

Era una niña alegre, sociable y juguetona. Preguntaba todo guiada por una curiosidad que le dejaba etiquetada como una gran observadora. Aprendía rápido y por su habilidad social, su relación con los otros niños era excelente.  Su carácter se agria un  poco en los últimos momentos del parvulario y posterior paso a primaria. Está menos comunicativa y algo más malhumorada y parece que empieza a rechazar la tarea escolar. Manos a la obra… puedes ayudarle pero no te demores.

Tiene síntomas que nos hacen pensar que tiene dislexia. Pero ¿qué es esto? La dislexia es una dificultad específica de aprendizaje que tiene un origen neurobiológico y un componente hereditario importante.

Muchas clasificaciones y diversos tipos de dislexia han dado paso, en las últimas investigaciones, a un criterio unificado. Es una dificultad en el procesamiento fonológico, es decir, en establecer la correcta asociación entre las letras y sus correspondientes sonidos. Esto le provocará errores en lectura y escritura, a pesar del tremendo esfuerzo que hace por no equivocarse.

No podemos tener la certeza del diagnóstico hasta los ocho años pero debes empezar a ayudarle en cuanto veas los síntomas porque sus dificultades provocan una mala imagen de si mismo, sensación de torpeza que daña su autoconcepto y su autoestima, de forma progresiva, mayor cuanto más tardes en ayudarle  y ya, al tiempo, consigues ganarle tiempo y darle apoyo en la propia dificultad. El adelantarnos al diagnóstico va a servir de gran ayuda para ayudar a mejorar su autoestima y también para quitarle peso a su dificultad y no rechace la tarea, y su aprendizaje se normalice, en lo posible.

¿Pero qué tienes que notar? ¿Qué síntomas te avisan?

  • Fíjate en el rechazo que muestra cuando empieza su dificultad con el aprendizaje de la lectura. Sabemos que su competencia intelectual no está en cuestión y su capacidad de aprendizaje integraba perfectamente lo aprendido hasta ahora.
  • En la lectura muestra: omisiones (no lee), adiciones (añade letras), sustituciones (cambia letras), inversiones (la/al) rotaciones ( b/d), tiene una fluidez lectora muy lenta y una comprensión muy baja debido a los errores que comete. Detrás de esto hay alteraciones de ritmo y sin respetar los signos de puntuación es imposible comprender cuando tu atención está en intentar no confundir, resolver la duda.
  • En la escritura muestra los mismos errores y su expresión es pobre, no integra bien la ortografía ni los signos de puntuación.
  • Su aprendizaje es mucho más satisfactorio si puede apoyarse en información visual, y no lingüística.
  • Muestra también dificultades de acceso al léxico, mala secuenciación, mala organización y planificación de tareas. Tiene una buena memoria a largo plazo y muy poca memoria de trabajo.
  • Puede presentar un déficit atencional, se distrae con facilidad y le da problemas para realizar tareas complejas
  •  El estrés que genera con su dificultad. El sufrimiento emocional que le provoca la comparativa con sus compañeros, se siente inferior y el daño en su autoestima le lleva a, en algunos casos a presentar trastornos de conducta, ansiedad, depresión, o trastornos del sueño o alimenticios… Duda de su inteligencia

Puedes ayudarle, pero no te demores...

Puedes ayudarle, pero no te demores porque puedes atenuar su sufrimiento. Háblale, explícale lo que puede tener para evitar que dude de si mismo. Acompáñale, la soledad en la que puede esconderse no le beneficia. Puedes ayudarle, no te demores…

Si necesitas ayuda puedes contactarme aquí

 

 

Autor

gabkikaevia@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *