Uncategorized

Se llama miedo… Dale un sitio a tu lado

 

Quieres, sabes, puedes, entonces cuál es el freno? Se llama miedo… se nutre de la experiencia y nos permite prever y valorar riesgos, Dale un sitio a tu lado

Debes hacerlo, si es con miedo, utilízalo como trampolín pero hazlo. Es una forma de conocerte, de valorarte, de comprobar que tu límite tiene una elasticidad que necesita  decisión para crecer contigo.

Un primer paso no te lleva a ninguna parte y sin él, no sales de donde estás. Aplica ese cuento a todo tu caminar. Te permitirá iniciarte en lo que quieras y te dará tiempo a rectificar según veas a donde te lleva el camino. No te pongas límites ni tampoco objetivos inalcanzables, no tengas la presión de tener los resultados mañana, la vida es una sucesión de momentos, no una carrera. Es saber disfrutar lo que tienes pero también levantar la mirada y querer volar más alto.

El atreverte, el saber dirigirte, el mirar atrás y ver tu recorrido son las armas que te dan el impulso. No necesitas demostrar nada porque nada se te pide, son tus ganas de mover ficha, tu capacidad encerrada en un rol, disfraz dialéctico que te corta las alas las que te empujan.

Ahora sabes que sabes, que ya no eres nuevo, que el tiempo no pasa en balde y deja un bagaje en el que puedes apoyarte. Visualizar es divertido, te hace compañía en tu vida cosechar y regar la tierra donde tienes labrado tu próximo paso a modo de sueño. Es un verdadero huerto donde volver a regar a diario. Es un ejercicio generador y regenarador de conversación interior positiva, guía, deporte y empeño donde ver el sitio al que quieres llegar.

No creas que vendrá de fuera, todo lo llevas contigo desde que has nacido, te sobras y te bastas para emprender lo que quieres. 

 Se llama miedo… Dale un sitio a tu lado, porque te ata, te impide, te hace ver la vida como estática y tú puedes rodar, avanzar, crear el camino si te decides a sacarlo de delante y ponerlo a tu lado. Sin  echarlo de tu vida pues es buen consejero y puede ayudarte…

Una primera línea, después dos, seguro que mañana sale la tercera, cuando quieras darte cuenta tienes escrito el guión, ese que has de revisar siempre para no enredarte en batallas que no van contigo.

 Nudo en el estómago, pequeños pasos, decisión y avance… Se llama miedo…

 

Autor

gabkikaevia@gmail.com